Extranet Tourspain > Histórico Política Turística

El compromiso del Gobierno de España con la industria turística se remonta a los inicios de la organización administrativa del turismo en España hace ya más de un siglo. Desde entonces se han sucedido diversos organismos destinados a la gestión pública del turismo cuyas funciones, competencias y objetivos han evolucionado en paralelo al contexto histórico y económico.

A grandes rasgos se puede establecer una clara distinción en dos grandes periodos, salvando las particularidades de cada una de las etapas dentro de ellos, marcados por la promulgación de la Constitución Española de 1978. 

El primer periodo se caracterizó por las políticas turísticas expansivas cuyo objetivo era alcanzar el crecimiento máximo del turismo en términos cuantitativos, basado en una intervención pública centralizada en el Gobierno de la Nación. Con la transferencia de las competencias para la "promoción y ordenación del turismo en su ámbito territorial" a las Comunidades Autónomas, se dio paso a un nuevo periodo en el que surge la necesidad de coordinar las actuaciones en materia de turismo y en el que se perfilan nuevas políticas de diferenciación de la oferta turística española en base a atributos como la calidad, la sostenibilidad, el conocimiento o la innovación.

Es en este periodo cuando aparecen los primeros planes nacionales de turismo hasta llegar al Plan Nacional e Integral de Turismo 2012-2015, que será la hoja de ruta de la política turística de los próximos años y sentará las bases del futuro del turismo español.​​​​​​​​​​​​​​​​

 

FUTURES I: Plan Marco de Competitividad del Turismo Español 1992-1995

Este fue el primer plan nacional diseñado por la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas. Su objetivo consistió en establecer las estrategias necesarias para que el turismo consolidara su fuerte capacidad competitiva en el seno de la economía española. Este plan puso en marcha una serie de programas que supusieron un cambio importante en el análisis, definición e instrumentación de la estrategia turística. Dichos planes se centraron fundamentalmente en la mejora de la calidad, la formación de los recursos humanos, la introducción de nuevas tecnologías y la diversificación de productos. Con el FUTURES se establecieron las primeras líneas estables de comunicación entre agentes públicos y privados.​

 

FUTURES II: Plan Marco de Competitividad del Turismo Español 1996-1999

Tras un análisis sobre la aplicación efectiva del primer plan FUTURES y en base al diagnóstico del momento, el segundo Plan marco de competitividad daba continuidad al anterior pero reformulaba su planteamiento dando énfasis a la definición de un nuevo modelo cuyos criterios de desarrollo se asentaban sobre la coordinación, la sensibilización y la corresponsabilidad y en el que cobraba especial relevancia algunos principios rectores como la sostenibilidad.

 

Plan Integral de Calidad del Turismo Español (PICTE)

A diferencia de los planes anteriores, desarrollados en el contexto de deterioro de la imagen del turismo español que marcó la década de los 80 y el principio de los 90, el PICTE se enmarcaba en un momento de recuperación del sector turístico español y daba continuidad a los esfuerzos realizados en planes anteriores en pos de esa mejora. Coincidía además en un momento de convergencia hacia los programas e iniciativas de la Unión Europea con la calidad como principio integral relativo tanto al sector empresarial, a la gestión de los destinos y a la aplicación de los criterios de sostenibilidad medioambiental.

 

Plan del Turismo Español Horizonte 2020

Los primeros años del siglo XXI supusieron una fuerte aceleración de las transformaciones que habían dado comienzo en años anteriores. Los cambios demográficos, económicos y, especialmente, tecnológicos exigieron un cambio de ritmo en todas las agendas, tanto políticas como empresariales. El Plan 2020 daba respuesta a las nuevas exigencias del entorno centrando su actuación en la nueva economía del conocimiento, el posicionamiento orientado al cliente y la sostenibilidad del modelo, imperando la máxima colaboración de los agentes del sector y con una visión de largo plazo. 

No obstante, el turismo, como cualquier otra actividad económica, se ve fuertemente influenciado por factores externos que no se pueden predecir. Los cambios estructurales derivados de la crisis financiera de 2008 han tenido un fuerte efecto sobre la economía mundial, y por ende en la actividad turística. Esta situación, sumada al fin de ciclo económico de la industria turística, ha hecho necesaria una respuesta rápida para abordar aquellas medidas que permitan activar un punto de inflexión y volver a la senda del crecimiento sobre unas bases sólidas que permitan asegurar el liderazgo y la competitividad del modelo turístico español. Así nace el Plan Nacional e Integral del Turismo 2012-2015.



Plan Nacional e Integral de Turismo 2012-2015

Consciente de la trascendencia del turismo para nuestro país, el Gobierno impulsó a través de la Secretaría de Estado de Turismo el Plan Nacional e Integral de Turismo (PNIT) para impulsar la competitividad de las empresas y nuestros destinos, renovar el liderazgo mundial de nuestro país para las próximas décadas y contribuir a la generación de riqueza, empleo y bienestar de los ciudadanos.

Las características diferenciales del PNIT son: su visión nacional de España como destino que compite con otras naciones; su carácter integral que afecta a casi todos los ámbitos; su enfoque eminentemente estratégico y operativo; su control y coordinación, y la medición y transparencia de sus resultados.

Para alcanzar la visión deseada del Destino España, el PNIT estableció una serie de objetivos para el Sector Turístico apoyados en toda una batería de medidas.